Últimos temas
» Centro de Personajes
por Rhiannon B. Rogers Hoy a las 10:41 am

» Registro de rango
por Rebecca Ashford Hoy a las 10:03 am

» Registro de Cursos
por Nevermore ϟ Hoy a las 8:31 am

» Petición de rol
por Aria E. Nigthly Hoy a las 7:24 am

» I'm Radiactive [Tramas] + [Brother 0/1]
por Chernobyl C. Carrow Ayer a las 5:16 pm

» NIGHTLY, Aria
por Nevermore ϟ Ayer a las 2:46 pm

» Hand of Glory | Afiliación Élite
por Invitado Ayer a las 11:27 am

» Petición de Puntos Especiales
por Nevermore ϟ Mar Abr 17, 2018 6:22 pm

» Registro de PB
por Nevermore ϟ Mar Abr 17, 2018 4:05 pm

» Registro de Habilidades & Razas
por Nevermore ϟ Mar Abr 17, 2018 4:05 pm

» Volkova, Ekaterina
por Nevermore ϟ Mar Abr 17, 2018 2:08 am

» Petición de recompensas y cierre de temas
por Nevermore ϟ Mar Abr 17, 2018 1:38 am

» Wands and Roses | Búsqueda de miembros
por Stefan R. Lupin Dom Abr 15, 2018 8:08 am

» 2 mejores amigas y lo que venga
por Alai Gallagher Sáb Abr 14, 2018 10:29 pm

» I don't want you but I need you (Belcourt Family)
por Alexiane Belcourt Vie Abr 13, 2018 7:34 pm

» An unusual friendship - Priv. Alexiane
por Alexiane Belcourt Vie Abr 13, 2018 8:29 am

» Registro de cambio de color
por Nevermore ϟ Jue Abr 12, 2018 11:56 pm

» Petición de puntos de las casas
por Nevermore ϟ Jue Abr 12, 2018 3:33 pm

» Punto de quiebre - Priv. Alai
por Alai Gallagher Miér Abr 11, 2018 7:49 am

» Anuncio XXIX. Renovación del foro
por Nevermore ϟ Mar Abr 10, 2018 12:48 pm


LONGBOTTOM, Lily L.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LONGBOTTOM, Lily L.

Mensaje por Lily L. Longbottom el Sáb Oct 08, 2016 2:40 am

Ministerio Británico de MagiaCiudadano Mágico

Lily L. Longbottom


Lily Luna Longbottom, née Potter Agosto, 29, 2008 Godric's Hollow,  Gran Bretaña Humana Mestiza

San Mungo Sanadora Hogwarts / Gryffindor Leona Rose Leslie  

Datos Familiares


Harry James Potter / 60 años / Gryffindor / Auror
Ginevra "Ginny" Molly Potter, née Weasley / 59 años / Gryffindor / Corresponsal del Profeta
James Sirius Potter / 38 años / Gryffindor / Auror
Albus Severus Potter / 36 años / Slytherin / Redactor del Profeta
Robert Longbottom / 32 años / Gryffindor / Auror  Kyle Longbottom / 12 años / Ravenclaw
Hannah Longbottom / 10 años


Historia



Lily nació el 29 de agosto de 2008, siendo la última hija de Harry Potter y Ginny Potter née Weasley. Por aquel entonces la familia residía en Godric's Hollow, y a pesar de vivir sólo a unos cuantos metros de dónde Lord Voldemort acabó con la familia de su padre, Lily fue descubriendo dicha historia poco a poco. Durante los primeros años de su infancia no supo por qué había una estatua de un hombre prácticamente idéntico a su padre, una mujer y un bebé en la plaza del pueblo, ni qué sentido tenía la casa medio destruida de unas calles más abajo. A medida que crecía, sus padres les contaron a los niños algunas cosas, pero no fue hasta el primer año de su hermano James en la escuela que logró comprender del todo lo ocurrido unas décadas antes en el mundo mágico.  

Pero antes de que ese día llegara, Lily había disfrutado de una infancia feliz, vivida entre su hogar en Godric's Hollow y La Madriguera,  rodeada de su extensa familia, a la que siempre incluyó sus tíos y primos Weasley, y por supuesto a Ted Lupin,  incluso antes de que fuera pareja de su prima Victoire. De vez en cuando, también le gustaba considerar que Neville Longbottom, que visitaba a los Potter con frecuencia cuando las vacaciones en Hogwarts se lo permitían, era algo así como su tío honorifico. Siempre esperaba sus visitas con ganas, algo que tenía que ver sobretodo con el  hijo de Neville, Robert, que tenía su misma edad y era su mejor amigo, tras su primo Hugo.

Esas eran las personas que más quería Lily, y con las  que siempre intentó estar todo lo unida  posible, a pesar de tener que soportar que de tanto en tanto intentaran subirla a una escoba, para ver si se le pasaba su rechazo a volar y su repulsa a todo lo que se pareciera al Quidditch. Tampoco  se salvó, a disgusto de ella, de acompañar a su familia en más de una ocasión a los partidos de las Arpías de Holyhead -el antiguo equipo de su madre- o de cualquier equipo que Ginny tuviera que cubrir en su trabajo como corresponsal del Profeta. Lily prefería mil veces más acompañar a Harry a su trabajo, pero este nunca hablaba demasiado de su empleo como Auror con los niños, y a parte de un par de visitar a la oficina, Lily no tuvo más remedio que imaginarse las actividades de su padre y aguantar los partidos de su madre.

Desde su primera muestra de magia, a los cuatro años- cuando hizo que un osito de peluche levitara hasta su alcance- Lily soñó con el momento en que entrase a formar parte del alumnado de Hogwarts. En ello contribuía, como no, las constantes historias que había escuchado sobre los años de estudiante de su padre en el castillo. Lily valoraba sobre todo aquellas que hablaban de sus travesuras y aventuras, hazañas que esperaba poder imitar cuando llegase su momento. De ahí que, el día en que Albus se marchaba a Hogwarts por primera vez, un ataque de celos la hiciera suplicar desesperada poder irse con él. La pequeña de los Potter no podía ver el momento de subirse también por primera vez al Expreso... Y volver a casa  sin James ni Albus, era también una perspectiva muy desalentadora, teniendo en cuenta lo unida que se sentía a ambos. Ser la única niña de la familia durante un año fue una prueba dura que soportar, a pesar de sus padres. Por suerte tenía a Hugo y a Robert, que estaban en la misma situación que ella. Juntos planeaban lo que harían en Hogwarts, y anticipaban el ansiado instante en que les llegara la carta.

Dos años después, Lily se probaba el  sombrero en Hogwarts, el momento que tantas veces había recreado en su imaginación. Tal y como esperaba,  la envió directa a Gryffindor. En ese momento, empezaban los mejores años de la vida de Lily. Robert y Hugo se unieron a ella en la casa de los valientes, y juntos emprendieron el reto de recrear todos esos momentos de los que tanto habían hablado. James ayudó a que los jóvenes alumnos de primero conocieran todos los rincones del castillo, lo cual fue más fácil gracias al mapa del merodeador, un invento que a Lily se le antojaba el mayor prodigio del mundo mágico, y que era posesión de su hermano James, desde que este lo encontrara en el despacho de su padre. Visitas a las cocinas, explorar las aulas vacías del castillo, eludir a Peeves… todo valía. A pesar de que tenía más amigos, nadie fue más importante que Hugo y Robert, con quienes compartió esas  aventuras. Bueno, tal vez Robert lo era más que Hugo, aunque Lily nunca sabía explicarse por qué lo necesitaba a su lado todos los días, y la tristeza que la invadía cuando no podía acompañarla.

En Hogwarts, también tuvo que enfrentarse a algo que la había acompañado toda su vida, aunque nunca de forma tan directa como entonces. Ya había oído algún susurro cuando el encargado de colocar el Sombrero Seleccionador sobre la cabeza de los niños de su curso había dicho la palabra Potter. Ser hija de una persona tan famosa era algo en lo que Lily no había pensado mucho durante sus años antes de Hogwarts, pero ahora, se encontraba con todo tipo de problemas constantes: personas que se acercaban a ella sólo por su nombre, miradas de vez en cuando, fisgones y curiosos… Lily intentó pasar por ello todo lo bien que pudo, aunque a veces situaciones como las descritas la ponían nerviosa, y acabó lanzando alguna maldición a causa de ellas- lo que le valió más de un castigo-.

En cuanto los estudios, para Lily eran prácticamente una cosa secundaria. Destacó en Pociones- había heredado, al parecer, el talento de su abuela- y Defensa Contra las Artes Oscuras- esta facultad heredada, como no, de su padre- las dos materias que resultaban de su interés. Pero resultó mucho menos capaz con las asignaturas por las cuales no mostraba ningún tipo de gusto. Era inteligente, de eso no había duda, y más de un profesor se daba cuenta de que estaba malgastando su potencial, pero Lily simplemente no sentía la necesidad de esforzarse, por lo que  sus calificaciones eran muy desiguales, con notas fantásticas y notas casi mediocres. El hecho de que no había encontrado aún una profesión futura a la que querer dedicarse sin duda influyó en dichos resultados, ya que no sabía qué materias podían resultarle útiles para el empleo al que dedicaría su vida. Daba igual que su tía Hermione le enviase cartas pidiéndole una y otra vez que pusiera más empeño, o que sus padres la dejasen sin galeones para gastar en Hogsmeade. Ella sentía que no quería dar más, y de todas formas lograba pasar los cursos, lo cual para ella ya era suficiente. Había demasiado que descubrir, y muy poco tiempo para hacerlo…
Tal vez  Lily se hubiese encontrado con un futuro poco brillante a raíz de su falta de interés por el estudio, trabajando en una tienda o algo por el estilo, de no haber sido por un grave accidente que sufrió su mejor amigo, al inicio del cuarto año. Durante un partido de Quidditch, Robert- que era golpeador del equipo de los leones- fue derribado por una bludger. Desde el primer momento Lily corrió a su lado, y pasó largas horas en la enfermería, esperando a que se recuperara de un estado de inconsciencia que duró cuatro días. En esos momentos sintió una sensación de impotencia desacostumbrada en ella, además de un dolor que incluso después de que empezara Robert a sanar no se desvaneció del todo. Otra chica tal vez se hubiese dado cuenta de que lo que sentía por su amigo era ya más que simple amistad, pero Lily, inmersa en el terror de perderlo, no pudo hacerlo. Y luego, cuando se recuperó, tuvo algo más importante en lo que pensar, ya que por fin encontró su vocación.

Y es que, durante ese tiempo en la enfermería, no había podido evitar fijarse en lo que hacía la enfermera. Se dio cuenta de que sanar a las personas era reconfortante. Y que  si sabía  curar a aquellos que la necesitaran, jamás volvería a sentirse impotente cuando alguien a quien quisiese estuviera herido. Ese accidente de Quidditch hizo más por sus estudios que todas de sus padres o su tía Hermione. Lily iba a ser sanadora.
Cuando llegaron los T.I.M.Os, Lily alcanzó la nota necesaria para conseguir su objetivo, aunque  dos de las asignaturas que había dejado relegadas por desinterés. No fue fácil. Lily dejó ir centenares de horas de su tiempo libre, a un par de amigos y prácticamente permitió que las ratas devoraran el Mapa. Los años de diversión habían pasado, y ahora empezaba a hacerse adulta. Era consciente de que gran parte de su esfuerzo venía de su gran testarudez, pero también tuvo que ver el hecho de que, un tanto a su pesar, empezaba a madurar.  
Sus esfuerzos le permitieron graduarse con las notas necesarias para entrar como sanadora en prácticas en el hospital San Mungo. Allí, trabajó duro para especializarse en heridas provocadas por hechizos.  La única nota discordante al triunfo que supuso alcanzar su objetivo fue la separación con los amigos que le quedaban, en especial con Robert. Durante su vida en Hogwarts, no había tenido problema con mantener el contacto, ya que casi siempre estaban juntos, pero ahora, a pesar de unas cuantas cartas, apenas sabía nada. Él también estaba inmerso en su carrera para llegar a ser auror, y ninguno de los dos parecía encontrar el momento para retomar la amistad. Fue entonces cuando Lily se dio cuenta de qué era esa sensación de vacío que la llenaba cuando no lo tenía cerca, y que durante su infancia y adolescencia, como una tonta, no había sabido identificar. Cuando descubrió que Robert era ya parte de la oficina de aurores, y que trabajaba a las órdenes de su padre,  sin más se personó un día en el Ministerio. Aunque el reencuentro fue más incómodo de lo que había esperado- llevaban casi dos años sin verse- Lily no perdió un segundo en sacar a Robert de la oficina- a pesar de las protestas de su padre, que insistía que estaban en horario de trabajo- y llevárselo para poder hablar con tranquilidad con él, y así retomar su amistad cuando antes.
Aunque ninguno de los dos parecía tener ganas de iniciar de nuevo la relación sólo como amigos, y apenas unas semanas después, Robert se declaró. Lily lo presentó como su pareja ante su atónita familia, que aunque feliz por ser Robert- un chico al que conocían tan bien- el elegido, no podían parar de preguntarse cuando había ocurrido todo aquello.

Fuera como fuera, la felicidad de ambos era evidente, y es que su relación, como antes lo había hecho su amistad, funcionó sin problemas. Al año siguiente ya se habían casado, y tuvieron a su primer hijo, Kyle. Su matrimonio, al que dos años después  se le unió su hija Hannah, transcurrió tranquilamente, en la su pequeña casa en el centro Londres, un hogar diseñado para que los muggles no pudiera verlo. A los 25 años Lily se convirtió en sanadora en pleno derecho. Para aquel entonces ya había aprendido a compaginar su trabajo con su papel como madre, que jamás quiso descuidar.  
Sin embargo, su vida tranquila y sin más problemas que aquellos que se le presentan en el hospital todos los días se ha fragmentado un poco en los últimos meses. El ataque a Hogsmeade supuso un duro golpe para la familia, debido a la muerte de la hija de su primo Fred.  


Otros datos



Lily ha heredado el carácter fuerte de las mujeres de la familia Weasley. Tiene amabilidad y dulzura, especialmente hacia las personas que lo necesitan. Pero cuando se llena de ira poco se puede hacer más que huir, pues ella no atendrá a razones, y conoce un par de buenas maldiciones. Es la parte más pasional de su ser la que la inunda en esos momentos. Es atrevida y  valiente en extremo, lo cual se traduce muchas veces en simplemente  imprudente. Se lanza al peligro sin prácticamente un solo pensamiento, y eso le trajo en la escuela más de un problema grave y alguna detención, especialmente por meterse en peleas, ya que era incapaz de quedarse quieta si creía que se estaba cometiendo una justicia frente a sus ojos… O se la estaba ofendiendo de alguna manera. Esa valentía le sirvió, sin embargo, para satisfacer sus ganas de aventura y su curiosidad, que desde niña están presentes en ella. Gracias a eso,  pudo conocer Hogwarts como la palma de su mano durante sus años allí.

Aunque el tiempo, y en especial ser madre, la ha hecho un tanto más reflexiva, en los momentos extremos, como las emergencias médicas,  sigue actuando  con sin pensarlo demasiado antes de exponerse al peligro. Intenta que su razón dicte a su corazón, especialmente porque sabe que otras personas, como sus hijos, dependen de ella, y lo que perderían en caso de que se hiciera daño, pero no son pocas las ocasiones en las que su instinto gana la partida y acaba en riesgo, algo de lo que luego, más fríamente, puede arrepentirse. Pero si al final del día, gracias a su temeridad, ha conseguido salvar una vida, siente que eso la recompensa. Su mayor miedo es volver a sentirse impotente e incapaz de ayudar.
Puede llegar a ser cabezota, y obstinada en sus ideas. Le cuesta darse cuenta de que a veces no lleva la razón, especialmente en depende qué temas. Si es necesario defenderá sus posturas de la mejor manera posible, y sobre todo no se dejará convencer.

Casi todo su amor se centra en su familia. En sus hermanos, con los que siempre se ha llevado bien, sus hijos, su marido, y sus familiares. En eso, Lily no tiene apenas rival: hará cualquier cosa por ellos, y no dudará ante nada y ante nadie para protegerlos.


avatar
Mestizo
Mestizo
Mensajes : 116
Mensajes : 116

Volver arriba Ir abajo

Re: LONGBOTTOM, Lily L.

Mensaje por Nevermore ϟ el Sáb Oct 08, 2016 8:24 am

Ficha aprobada

Puedes pasar a realizar tus registros. ¡Bienvenido a NevermoreRPG!


_________________
avatar
Administración
Administración
Mensajes : 2486
Mensajes : 2486

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.